02 febrero 2011

El establecimiento de Normas y Límites en los niños pequeños


ESCUELA
DE
FAMILIA

Educación Infantil

Sesión 2: 22 de Noviembre de 2010.
NORMAS Y LÍMITES EN LA EDAD INFANTIL


Toda sociedad para convivir necesita unas normas. La familia constituye el primer grupo social al que pertenece el niño, en el que aprende a convivir. Sus miembros tienen unas funciones y unas responsabilidades diferentes. Para que la convivencia sea fluida, también el grupo familiar necesita unas normas.

El papel de los padres es establecer y aplicar unas normas claras, pertinentes y razonables. Cuando los hijos son pequeños, las normas se aplican de forma totalmente directiva; después, cuando sea posible, de manera más compartida, a través de la negociación y el acuerdo.

El abanico de posibilidades a la hora de inculcar esas normas en nuestros hijos, abarca desde la más absoluta permisividad hasta un control absoluto.

Diversas investigaciones muestran, que tanto los hijos de padres intransigentes y rígidos, como de padres débiles y excesivamente permisivos son los que tienen más probabilidad de iniciarse en conductas de riesgo.

Entre un extremo y otro existe un modelo que deja espacio para la libertad, y que supone educar a los hijos en la capacidad para tomar decisiones y para actuar de forma responsable ante los diferentes retos de la vida cotidiana.

El espacio de libertad en el que pueden moverse los hijos, está condicionado por dos aspectos fundamentales:
 La edad: a medida que los hijos crecen el margen de libertad ha de ser mayor.
 La conducta: conforme los hijos se comporten de forma responsable y tomen decisiones adecuadas es preciso ampliar el espacio de libertad. Por el contrario éste ha de restringirse cuando las decisiones no sean las correctas o cuando el niño/a se muestre irresponsable.

El establecimiento de normas y límites en el contexto familiar supone uno de los factores de protección más significativos para reducir la probabilidad de aparición de conductas de riesgo, tanto en la infancia como en la adolescencia.

1. LA IMPORTANCIA DE LAS NORMAS EN LA RELACIÓN FAMILIAR.

¿Por qué son tan necesarios los límites y las normas?
Los límites y las normas son fundamentales porque:
 Los límites que marcan los padres otorgan a los hijos sentimientos de seguridad y protección.
 Las normas y los límites ayudan a regular de forma externa lo que aún no pueden controlar internamente, en relación con la conducta.
 Las normas establecen las conductas que son adecuadas.
 Los límites y las normas ayudan a lograr una convivencia más organizada e inculcan sentido del respeto hacia los demás y hacia uno mismo.
 Normas y límites preparan a los hijos para la vida en una sociedad que se rige por restricciones y obligaciones que deberá cumplir por el bien de todos.

2. CARACTERÍSTICAS DE LAS NORMAS

 Realismo: las normas han de ser posibles de cumplir y estar ajustadas a la realidad, adaptadas a la edad, habilidades, personalidad… de los hijos.
 Claridad: las normas han de poder ser entendidas para poder ser cumplidas, por eso han de ser comprensibles y estar muy claras. Los hijos deben saber exactamente que es lo que se espera de ellos. También debe conocer el grado de importancia que sus padres dan a cada norma y qué clase de consecuencias pueden esperar en caso de no cumplirlas.
 Consistencia: la aplicación de las normas debe ser aproximadamente la misma, independientemente del estado de ánimo, de la presencia de otra persona, de las ocupaciones de ese momento
 Coherencia: las normas han de ser coherentes entre sí. Los distintos miembros de una familia tienen diferentes funciones y, por otro lado, también diferentes normas, pero conviene ser coherente hasta donde sea posible.

3. TIPOS DE NORMAS

Los padres deben tener muy claras cuales son las normas y qué importancia tienen para ellos. En muchas ocasiones los problemas de disciplina tienen su origen en unas normas confusas.
 Fundamentales: Tienen que ser pocas, extremadamente claras, poco matizables en función de las circunstancias y de cumplimiento obligado e innegociable.
 Importantes: Deben ser también poco numerosas y muy claras, pero son más matizables en función de las circunstancias, algunos aspectos pueden relativizarse.
 Accesorias: Regulan los aspectos más circunstanciales de la vida doméstica. En muchas ocasiones pueden variarse sin afectar gravemente al funcionamiento familiar.

4. LA AUTORIDAD EN LA FAMILIA.

• La autoridad: representación de una persona. A los padres les viene dada al fundar una familia.
• Importancia en la identificación por parte de los hijos de las figuras de autoridad: AMBOS.
• Mantenimiento de la autoridad, se consigue:
- Con buen carácter, paciencia y serenidad
- Coherencia en la educación: acuerdos entre las figuras de autoridad
- Recoger los intereses y necesidades de los hijos
- Elogiar a los hijos y a la pareja
- Ser firmes explicando el por qué de nuestras correcciones
- Reforzar las conductas positivas y el buen comportamiento
- Otorgar autonomía a los hijos
Estilos de Autoridad
• Estilo permisivo (sobreprotegemos): no comunicamos normas claramente, cedemos ante los conflictos, evitamos las respuestas negativas que surgen ante las normas, accedemos a las exigencias…
- Conseguimos: inestabilidad emocional, agresividad e impulsividad, desconfianza.
• Estilo autoritario (atemorizamos): se imponen las normas, controlamos las decisiones, criticamos, amenazamos, no explicamos las cosas…
- Conseguimos: niños miedosos, tristeza, culpabilidad, agresividad y odio.
• Estilo cooperativo (cooperamos): potenciamos la autonomía, la responsabilidad y la T.D., consideramos los conflictos como retos, establecemos reglas claras, mostramos nuestros sentimientos, podemos equivocarnos, confiamos en nosotros mismos…
- Conseguimos: niños responsables, con autocontrol y autoconfianza, cooperativos, respetuosos y alegres.

5. CÓMO APRENDEN LAS NORMAS LOS NIÑOS

• Los primeros años:
- Límites relacionados con las rutinas y hábitos: Indicarle comportamientos en comida, sueño, higiene.
- Aunque no entienden LO que decimos, sí CÓMO lo decimos: tono de voz y aspectos no verbales y gestos.
- Mantener firmeza ante las “provocaciones” y oposiciones frecuentes, sobre todo a los 2 años.
- 18 meses: capaces de atender a órdenes cortas: recoger, abrir, cerrar, levantarse, buscar, etc.

• Entre 3 y 6 años:
- Aprenden a obedecer las órdenes y cumplir las normas.
- El aprendizaje es a través de los hechos, observando cómo se cumplen las órdenes, realizando las tareas con ayuda de los adultos.
- Guiamos en la realización de las órdenes que deben ser sencillas y de una en una.
- Reforzar siempre que haga aquello que le ordenamos
- Incrementamos responsabilidades con la edad
- Establecemos normas claras en casa: cómo se hacen las cosas, cómo se habla, cómo nos tratamos, etc.

6. CÓMO ESTABLECER NORMAS EN LA FAMILIA. PROCESO NORMATIVO

Las normas son criterios que indican a una persona qué, cómo y cuando realizar una acción o tarea. Son por tanto, una sugerencia de cambio de comportamiento que implica unas consecuencias positivas en caso de cumplimiento y negativas en caso de su incumplimiento. El establecimiento de normas conlleva un proceso que se concreta en distintos pasos:
Mantener el control emocional: los padres están tranquilos y calmados a la hora de establecer una norma en la casa con objeto de que se cumpla.
¿Es adecuada la norma para la edad del hijo?
Pensar en la norma Si los padres ya han evaluado la necesidad de la norma, es necesario que sea de común acuerdo. Es conveniente que los padres analicen conjuntamente el comportamiento que se quiere implantar.
Comunicar la norma Es importante buscar un momento adecuado para hablar con ellos y explicar por qué es necesaria esa norma y las consecuencias positivas que se derivarán de su cumplimiento.
Plantearles “cuando hayas…entonces podrás…” y ser firmes; no anticipar nunca los privilegios. Tampoco es conveniente levantarle el castigo porque “nos da pena” o “nos hemos pasado con el castigo”. Antes de castigar es cuando debemos pensar si el castigo es proporcionado o no.

• Estilos Comunicativos en la Familia.

- Pasivo, agresivo y asertivo: escucha activa y empatía.
- Exceso de diálogo es negativo: sermonear, repetir las cosas, intentar explicarlo todo. Los discursos no cambian las conductas.
- Ser directivo en estas edades.

• Proceso de Comunicación de la norma:
Expresar la importancia de la norma: “es peligroso…” “es necesario…”
Explicar la norma: “cuando hayas…entonces podrás…”
Dar tiempo al niño para que entienda lo que se ha dicho
Preguntarle qué piensa: dejar que se exprese y replique
Recoger su opinión y reconocer que puede no coincidir con la nuestra
Aceptar la posibilidad de que su opinión pueda hacernos cambiar
No cambiar una norma porque “nos da pena” o “nos hemos pasado con el castigo”.

Puesta en marcha La aplicación de consecuencias debe ser inmediata. Es el momento de mantenerse firmes, pero colaboradores, animando en el cumplimiento y destacando los avances y éxitos.

Revisión y evaluación La asunción de las normas y su cumplimiento por parte de los hijos requiere la concesión de un margen de tiempo

Si después de utilizar las estrategias anteriores las normas no se cumplen, debemos suprimir los premios o castigar. En el primer caso, eliminamos alguna de las recompensas que hubiera recibido el hijo mientras su conducta era adecuada. En el segundo el hijo recibiría unas consecuencias desagradables para él. Hacerles ver a los hijos las consecuencias de su comportamiento es necesario para ayudarles a convivir según unos límites. Se define como castigo la presentación de una consecuencia negativa que sigue una conducta y que disminuye la probabilidad de que esa conducta vuelva a repetirse. Se puede utilizar el castigo si se hace adecuadamente, es decir, siempre y cuando:
o El castigo no sea el método exclusivo para el aprendizaje de las normas
o No implique humillación ni descalificación de los hijos
o Se concrete con exactitud el motivo por el que se castiga para propiciar así la posibilidad de subsanar el error.
o Se aplique lo más inmediatamente posible a la aparición de la conducta a eliminar.
o Se elija un castigo proporcional a la magnitud del comportamiento problema.
o Se elija el castigo en función del momento evolutivo de los hijos.
o Se elija un castigo que realmente suponga unas consecuencias negativas.

Cada miembro de la familia se rige por una normativa que no tiene porque coincidir con el resto de los miembros de la familia. Es tarea de los padres hacer cumplir las normas pero también cumplirlas.

7. REACCIONES MÁS HABITUALES ANTE LAS NORMAS

 En ocasiones, los niños se oponen a las normas mediante:
- Insultos, malas contestaciones, rabietas, pataletas, gritos…
 ¿Qué hacer?
- No responder con insultos, gritos o malas contestaciones
- Expresar tranquilidad y reflejar la situación sin juzgarle
- Manifestar nuestro enfado e indicarle cuál debe ser su conducta
- Avisar de las consecuencias
- Darle tiempo de reflexión y ejecución de la norma
- Y: - si lo cumple: refuerzo positivo, elogios, recompensas…
- si no lo cumple: empleo de las consecuencias y vuelta a empezar

8. NORMAS MÁS FRECUENTES SEGÚN LA EDAD

 Olvidemos:
- “es muy pequeño para…” “me da miedo que…” “si lo hago yo, termino antes”, etc.
 Fomentemos:
- Responsabilidad (18 m.): recoger sus juguetes y ordenar.
- Autonomía (2 a.): colaborar en vestirse solo y comer solo, recoger la ropa sucia a la hora del baño, traer el pijama, etc.
- Colaboración (3 a.): poner y recoger la mesa, ayudar a cocinar o limpiar, recoger su habitación, colaborar en hacer la cama, etc.

9. BIBLIOGRAFÍA RELACIONADA

 PEQUEÑOS TIRANOS. Alicia Banderas. Editorial Libros Cúpula.
 EL NO TAMBIÉN AYUDA A CRECER. Mª Jesús Álava Reyes. Editorial La Esfera de los libros.
 LA EDAD DEL DESPEGUE. EL ARTE DE EDUCAR DE O A 6 AÑOS. Ignacio Iturbe. Editorial Palabra.
 SER PADRES. EDUCAR Y AFRONTAR LOS CONFLICTOS COTIDIANOS DE LA INFANCIA. D. Maciá Antón. Editorial Pirámide.
 SABER EDUCAR. Guía para padres y profesores. Bernabé Tierno y Antonio Escaja. Editorial Booket.
 CÓMO EDUCAR HIJOS FELICES. Anne Chatelaine. Editorial Robin Book.


Cristina Molinero Pérez. Psicóloga.
Escuela de Familia.
Colegio Santa Gema Galgani.